Volver

¿Quién está en su equipo?

 Por Barbara C Bourassa. 

 

¿Qué tipo de médico debe buscar para tratar esas pequeñas pérdidas de orina cuando se ríe, tose o estornuda - un médico general o un especialista? Este artículo explica la diferencia. 

Cuando se trata de atender esas pequeñas pérdidas de orina al reír, toser o estornudar, hay diferentes tipos de médicos y profesionales de la medicina cuyos consejos puede buscar. La lista incluye generalistas, como urólogos y ginecólogos, así como especialistas, como uroginecólogos o fisioterapeutas que se especializan en los músculos del suelo pélvico

Para saber qué hace cada tipo de profesional y en qué se diferencian, consultamos a Neeraj Kohli, MD, MBA, quien es director de la División de Uroginecología del Brigham and Women's Hospital en Boston, Massachusetts

Empecemos con algunas definiciones simples. Un urólogo es un médico que trata enfermedades del tracto urinario masculino y femenino, así como del aparato reproductor masculino. Un ginecólogo, por otro lado, trata el sistema reproductivo femenino, incluyendo el útero, la vagina y los ovarios. 

El Dr. Kohli define tanto a los urólogos como a los ginecólogos como generalistas. “Los generalistas hacen un buen trabajo en la evaluación inicial o en el tratamiento básico de los problemas de incontinencia urinaria", dice. “Los generalistas son buenos para la detección, para enseñar a la gente a hacer ejercicios del suelo pélvico o para manejar cirugías simples". Estos tipos de profesionales médicos generalmente desarrollan e implementan un plan de tratamiento para las pérdidas de orina basado en los síntomas, en lugar de en los resultados de las pruebas de diagnóstico, señala.

Un urólogo femenino, por otro lado, es un médico que se especializa en el tracto urinario femenino. Este tipo de médico es muy similar a un uroginecólogo o ginecólogo que se especializa en la disfunción del suelo pélvico. El suelo pélvico contiene los músculos, ligamentos, tejido conectivo y nervios que ayudan a controlar el recto, el útero, la vagina y la vejiga, según la American Urogynecologic Society. 

Estos especialistas “aportan muchos conocimientos especiales al paciente y al plan de tratamiento", dice el Dr. Kohli. “Los pacientes que fracasan en los tratamientos de primera línea [típicamente prescritos por los generalistas] son mejor atendidos por estos especialistas", explica, “ya que estos tipos de médicos tienen experiencia con 10 a 20 medicamentos diferentes versus 2 o 3, tienen acceso a fisioterapeutas del suelo pélvico y pueden realizar procedimientos quirúrgicos más complicados"

Los especialistas como los uroginecólogos también utilizan pruebas más extensas para diagnosticar el problema de un paciente, señala Kohli. Las pruebas de diagnóstico más utilizadas incluyen un perfil urodinámico, que consiste en llenar la vejiga con agua y medir su comportamiento. Este examen se puede utilizar para determinar cuánta orina puede contener la vejiga o si queda algo de orina una vez que se completa la micción. Otra prueba que a menudo utilizan los especialistas es la cistoscopia, que permite al médico examinar el interior de la uretra y la vejiga en busca de infección, sangrado o tumores. 

Un uroginecólogo también puede referir un paciente a un fisioterapeuta que se especialice en los músculos del piso pélvico. Estos profesionales médicos también aportan un conocimiento altamente enfocado a sus planes de tratamiento. Pueden enseñar a los pacientes cómo hacer sus ejercicios de fisioterapia en casa, por ejemplo, cómo ser más conscientes de la necesidad de orinar, o cómo controlar la vejiga y los músculos durante la micción. 

“Los especialistas realizan una gama completa de pruebas antes del tratamiento", dice el Dr. Kohli, mientras que los generalistas por lo general comienzan un tratamiento basado en los síntomas. “Al final del día, si usted tiene acceso a un especialista, ese es usualmente el método más rápido y efectivo para un tratamiento exitoso. Uso la analogía de tratar el dolor en el pecho. ¿A quién querría ver? ¿Su médico de atención primaria? ¿o un cardiólogo?".

 

Cómo hablar con su médico acerca de su problema de debilidad de la vejiga 

El control de la vejiga es un problema médico que puede ser tratado. Por eso es importante abrir las líneas de comunicación con su médico. Cuanto más sepa su médico sobre usted y su situación, más fácil será para él o ella diagnosticar y tratar su problema de control de la vejiga. 

¿Sigue sintiéndose atado para hablar? Empezaremos la conversación por usted. Para facilitar aún más la conversación, puede imprimir una copia de esta página y llevarla consigo en su próxima visita al médico. Y recuerde, su médico ha “visto todo" y “escuchado todo" antes. Ellos ciertamente no son aprensivos al hablar de preocupaciones médicas, así que usted tampoco debería serlo. Sólo quieren ayudarlo a llevar la mejor vida posible.

 

Antes de ir… al médico 

Para ayudar a su médico a diagnosticar su problema de control de la vejiga, es una buena idea llevar un diario durante una semana de lo que come y bebe, con qué frecuencia va al baño y con qué frecuencia pierde orina.

 

Cómo decirle a su médico que usted tiene un problema de control de la vejiga 

¿Qué le dice a su médico cuando describe su problema de control de la vejiga? Sólo tiene que contestar las siguientes preguntas: 

    • ¿Cuándo ocurre el problema?
  • ¿Por cuánto tiempo ha sido un problema el control de la vejiga?

  • ¿Qué tan grande se ha convertido este problema?

  • ¿Cuántas veces al día tiene un problema de control de la vejiga?

  • ¿Está consciente de la necesidad de orinar antes de tener una pérdida de orina?

  • ¿Se da cuenta de inmediato de que tiene una fuga de orina?

  • ¿Está mojado la mayor parte del día?

  • ¿Usa toallas absorbentes en caso de accidente? ¿Ocasionalmente? ¿Todo el tiempo?

  • ¿Evita situaciones sociales en caso de accidentes?

  • ¿Es más difícil controlar la orina cuando tose, estornuda, se esfuerza o se ríe?

  • ¿Es más difícil controlar la orina al correr, saltar o caminar?

  • ¿Empeora el problema al sentarse o pararse?

  • ¿Sufre de estreñimiento?

  • ¿Hay algo que pueda hacer para reducir o prevenir accidentes?

  • ¿Alguna vez ha sido tratado por esta condición antes? ¿Cuándo? ¿Cuál fue el tratamiento? ¿Ayudó?

Preguntas para hacerle a su médico 

Ahora que ha descrito su problema de control de la vejiga, asegúrese de que las siguientes preguntas sean contestadas durante su visita: 

  • ¿Puede ayudarme? Si no es así, ¿puede darme el nombre de un especialista que debería ver en su lugar?

  • ¿Mi comida o bebida habitual puede causar problemas de vejiga?

  • ¿Mis medicamentos, ya sean recetados o no, pueden contribuir a mi problema de incontinencia urinaria?

  • ¿Podrían otras condiciones médicas causar la pérdida del control de la vejiga, incluyendo una cirugía o lesión anterior? ¿Podría una enfermedad o dolencia que tengo ser la causa de mi problema de control de la vejiga, y la fuga se detendrá con tratamiento?

  • ¿La menopausia está afectando mi capacidad para controlar la orina? ¿La pérdida de peso me ayudará?

  • ¿Qué pruebas debo hacerme, si las hay, para determinar la causa de mi problema de control de la vejiga?

  • ¿Mi incontinencia urinaria es temporal o prolongada? ¿Qué clase de problema sospecha que tengo?

  • ¿Cuáles son los tratamientos para recuperar el control de la vejiga? ¿Cuál es el mejor para mí?

  • ¿Cuáles son los beneficios y efectos secundarios de los tratamientos? Si ustedes sugieren que me trate con un medicamento, ¿interactúa con cualquier otra receta o medicamento de venta libre que esté tomando?

  • ¿Qué puedo hacer con respecto al olor y el sarpullido causado por la orina?


Más artículos
Anterior
Siguiente
Más artículos
Anterior
Lo que debería saber
Siguiente
Consejos para dormir bien por la noche