Volver

Vejiga Neurogénica: Causas y tratamiento

 

Millones de personas alrededor del mundo experimentan hoy en día la vejiga neurogénica, una forma de incontinencia que ocurre cuando la vejiga es incapaz de relajarse o contraerse. Debido a que el cerebro controla todo nuestro cuerpo y todos sus sistemas, cualquier mal funcionamiento o trauma en el cerebro y el sistema nervioso central puede afectar las funciones corporales. La vejiga neurogénica puede presentarse de dos maneras:

• Incontinencia por rebosamiento

Cuando la vejiga se llena por encima de su capacidad y no puede contraerse para vaciarse adecuadamente 

• Incontinencia de urgencia

Espasmos repentinos y urgentes de los músculos de la vejiga que provocan pérdidas urinarias.

 

Las causas de la vejiga neurogénica varían dependiendo del nivel de lesión y de la causa, pero el factor común es siempre una interrupción o alteración de la comunicación entre el sistema nervioso central y la vejiga. A menudo es el resultado de enfermedades que afectan al sistema nervioso periférico o central, incluyendo la Esclerosis Múltiple (EM), la enfermedad de Parkinson, la diabetes, tumores cerebrales e infecciones como la meningitis o la sífilis terminal. La espina bífida (un defecto congénito que afecta las membranas alrededor de los nervios de la columna vertebral), la neuropatía debida al alcoholismo y la deficiencia de B-12 también son potenciales responsables. 

Las lesiones directas al cerebro o a la médula espinal, los accidentes cerebrovasculares o las anomalías anatómicas como hernias discales o estenosis del canal espinal pueden causar alteraciones de las vías nerviosas que conducen a la vejiga neurogénica. Cuando se interrumpe la comunicación normal entre el sistema nervioso y la vejiga, la capacidad de la vejiga para llenarse y vaciarse de forma coordinada se ve afectada y puede provocar incontinencia. 

El tratamiento más común para la vejiga neurogénica en pacientes postrados en cama o en silla de ruedas que no pueden vaciar adecuadamente su vejiga, es un catéter de Foley permanente. El cateterismo intermitente es una opción para las personas que experimentan filtraciones periódicas con episodios de sequedad entre ellas. Se trata de un catéter desechable más pequeño que se utiliza en intervalos a lo largo del día para optimizar el vaciado de la vejiga. 

La vejiga neurogénica puede ser debilitante y frustrante de manejar, pero mantenerse informado y tomar un papel activo y positivo en el tratamiento puede ayudar mucho a minimizar los síntomas.

Más artículos
Anterior
Siguiente
Más artículos
Anterior
Llegaron las vacaciones: ¿Cómo estar preparado?
Siguiente
Test de los principios básicos de la vejiga